Otro día más que estoy aquí con vosotr@s, amigos míos. Pero esta vez no vengo a mostraros recetas. Esta vez quiero compartir con vosotros un análisis, una visión global de lo que ha sido para mi la #SemanaVeganaNoviembre. 

Antes de empezar, quiero daros las gracias de corazón a todas aquellas personas que habéis participado y a las que no lo habéis hecho pero habéis sentido la curiosidad de investigar y mirar las recetas, a las que me habéis enviado fotos y me habéis dejado un comentario por las redes sociales. Estoy segura de que con esta Semana Vegana, hemos conseguido reducir el impacto ambiental y salvar a numerosos animales. Y sobretodo agradeceros la educación y el respeto que habéis mostrado tanto en el blog como en Facebook o Instagram 🙂

ANALISIS

La razón principal por la que me he embarcado en esta iniciativa se debe a la profunda empatía que siento por el bienestar de los animales, el medio ambiente y el resto de seres humanos que tienen en cuenta el sufrimiento animal y tratan por todos sus medios cambiarlo. Además de enseñaros alternativas de productos que no están testados en animales, me estuvo rondando por la cabeza durante varias semanas la idea de trasladarlo a la alimentación, a demostrar al resto de la gente que se puede vivir cambiando nuestros hábitos alimenticios. En ningún momento he pretendido imponer, adoctrinar ni obligar a nadie a participar en este proyecto, y con este análisis no pretendo convencer ni obligar a nadie a que cambie su forma de organizar su vida ni de las personas que les rodea.KeepCalmAndGoVegan A mucha gente le interesa saber la opinión de otras personas antes de embarcarse en cosas que impliquen cambiar y modificar sus estilos de vida. Existen dos grupos: Los que se acostumbran y tienen miedo a dar el paso ”por el qué dirán los demás”, sobre si serán aceptados, sobre los riesgos que implica cambiar, el dinero que hay que invertir, etc. Y luego están los que dan el paso pase lo que pase, los que no tienen miedo de ”lanzarse a la piscina”, de probar cosas nuevas, de innovar y comparar el antes y el después y elegir sobre lo que han experimentado, y en este grupo me encuentro yo.

Mentalmente me he sentido fenomenal, mi conciencia estaba tranquila, aunque en el proceso, reconozco que he sentido algo de miedo a la hora de elegir los ingredientes, porque soy una persona muy exigente que tiene que hacer las cosas bien, cueste lo que cueste, pero el miedo se combate avanzando, revisando y haciendo cosas, y así hice, continuar. Admito que el apoyo de alguna persona de nuestro alrededor ayuda mucho, en este caso, tengo que agradecer el apoyo de mi madre, que me ayudó en algunos pasos a elaborar los platos, me guiaba y me animaba a seguir con el proyecto. De hecho, si no hubiera sido por ella, en mi casa no hubiera entrado ningún producto vegano porque en mi casa lo que más se come por desgracia es carne (mi padre y mi hermano son más carnívoros que omnívoros) aún así,  gracias a mi insistencia por comprar verduras (soy la rebelde de la casa 😛 ), entre otros productos, conseguí lo suficiente como para hacerme un menú básico pero completo para la semana, sin que supusiera un gasto económico excesivo, de hecho, en casa por mi parte, se ha notado el ahorro en cuanto al agua utilizado y el dinero que se ha invertido para comprar los ingredientes.

Físicamente me he encontrado mucho mejor, más activa, he dormido mejor, lo cuál me ha permitido descansar lo suficiente para afrontar el día a día, sin notar fatiga ni cansancio. Es posible que a parte del cambio en mi alimentación, la motivación y las ganas de seguir adelante con este proyecto también haya resultado beneficioso para mi salud. Estoy muy segura de que la cantidad de carne que tomamos, no sólo al mes, sino a la semana o incluso al día, afecta a nuestro rendimiento. Esto por dentro. Por fuera, al descansar, he notado que en mi rostro no había signos de cansancio (me refiero a esas terribles ojeras que a muchas personas nos persiguen), mi pelo mucho más fuerte (a parte de la llegada del otoño, durante la última semana de Octubre mi pelo se caía un montón), con más vida y con más brillo, al igual que mi piel, uñas, etc (también es un punto positivo el que use en mí productos no testados en animales 🙂 ) Hasta mi humor cambió, la ilusión, el innovar, el aprender y el dar rienda suelta a la imaginación en cuanto a poder cocinar mi propia comida, hizo que mi carácter también se viera afectado de manera positiva.

VeganEn conclusión, la única barrera que hay en cuánto al veganismo (en realidad en casi cualquier cosa que implique tomar decisiones)  es nuestra mente, nosotros tenemos la llave para cambiar el mundo, compartiendo nuestra sabiduría y rompiendo con los tópicos que se generan sobre los veganos y el veganismo. Existiendo alternativas y sabiendo que se pueden crear muchos de los alimentos en nuestra propia casa sin necesidad de invertir mucho dinero facilita mucho las cosas. ¿Y qué decir del sabor? Eso es algo personal, a cada uno le gustan unas cosas, hay gente a la que le gustan más las comidas saladas y a otras los platos más dulces, amargos, etc y que esta ”dieta”, al igual que otras, permite conocer y crear un mundo muy amplio de sabores, a cada cuál más exquisito y delicioso, con la diferencia de que en esta ”dieta” ningún animal es sacrificado. Sabiendo que hay miles de alternativas que daré a conocer más adelante (si vosotros queréis participar aportando vuestra opinión y vuestros conocimientos, sois libres de plasmarlo en este espacio), sin necesidad de hacer sufrir a ningún animal (como bien acabo de decir) a través de los sustitutivos y alternativas a lo que nos tienen acostumbrados a consumir, yo, me hago vegana 🙂

Y dicho esto, a partir de ahora, lo seguiré siendo, siempre y cuando estén en mi mano los mínimos recursos posibles para avanzar. Es una de las decisiones más importantes que he tomado en mi vida, gracias a las horas de dedicación que he invertido (y que seguiré invirtiendo) en investigar sobre ello y que no me ha costado casi nada en tomar la iniciativa, digo casi nada porque soy una persona adicta al queso, por ejemplo y que me encanta el chorizo y todavía no he sido capaz de incluirlo en mis platos, pero en cuanto aprenda y me haga con los ingredientes o pueda comprarlos (hay tiendas que ponen a disposición este tipo de comidas veganas), podré decir que estaré al 100% involucrada con esta filosofía, que no será dentro de mucho tiempo 🙂

A continuación, os facilito un recopilatorio de las entradas de la #SemanaVeganaNoviembre:

Me gustaría saber cómo y qué tal ha sido esta experiencia para tod@s vosotr@s, si volveréis a repetir en la próxima semana que habrá de Diciembre en adelante, cómo os habéis sentido tanto mentalmente como físicamente y cuál ha sido vuestro plato favorito de la semana.

Recordad que las fechas para la próxima Semana Vegana las diré a finales de este mes por Facebook (Asami Natural MakeUp) y por Twitter (@AsamiNaturalMKU).

Espero que os haya gustado este proyecto tanto como a mí, que hayáis aprendido muchas cosas y que os haya hecho reflexionar sobre vuestras costumbres.

Nos vemos pronto en el blog, con nuevas entradas sobre Productos No Testados en Animales, sobre Cultivos Ecológicos, nuevos descubrimientos veganos y más. Espero vuestros comentarios y os espero también en las redes sociales.

Por los animales. Por el planeta. Por nosotros. Y porque está bien hacerlo.

¡Abrazos! 🙂

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s